Que estamos investigando

Hemos analizado los ficheros de números IP que nos ha remitido el partido Ciudadanos relacionando dichos números con los lugares desde los que se ha votado y comprobando que dichas votaciones se han realizado desde las diferentes Comunidades y cuantos de los votos se han realizado desde fuera de dichas comunidades para comprobar la coherencia y el cumplimiento del reglamento.

Ciudadanos, al parecer, conoce en todo momento quién vota, desde donde vota y a quien vota, por lo que sospechamos que el voto no es secreto y por tanto elabora sus listas atendiendo a la afinidad de los afiliados respecto de las diferentes direcciones orgánicas.

Los líderes tienen un solo empeño, controlar la disidencia, pero muchos afiliados creen en el proyecto al tiempo que son críticos con el sistema interno que organiza el partido en castas, siendo la casta oficialista la que ejerce un control sobre la organización amparándose en la discrecionalidad para nombrar a los responsables territoriales, coordinadores de agrupaciones y demás personas que ejercen como «comisarios políticos» que censuran los grupos de mensajería y solo replican en la comunicación los mensajes que emanan del propio sistema de marketing del partido.

No se puede pensar de manera diferente, por tanto, no existe innovación. las estrategias, eslóganes, posicionamientos, en definitiva la manera en que se abordan los temas políticos se circunscriben a una biblia de consejos al tiempo que se aplica el «mantra» político.

En 2015 muchos de nosotros nos afiliamos pensando en un partido regenerador, nuevo, moderno, que avanzaba en ideas para evitar la partitocracia y con el pasar de los años dicha ilusión se ha convertido en una desilusión al comprobar que Ciudadanos ha caído en los errores típicos de muchos otros partidos.

Las primarias son un ejemplo de democracia interna, pero si dichas elecciones no garantizan su transparencia, mejor no hacerlas. Ha sido después de varios años cuando por un azar y una equivocación en un acta ha destapado un fraude masivo, un fraude que, al parecer, afecta a muchos procesos de elección de candidatos, al margen de todos aquellos que son elegidos a dedo basándose en su historial de afinidad con el partido.

La democracia no se construye a partir de un sistema policiaco, mas parecido a la Stasi de la RDA, donde sobreviven los más mediocres al ser los únicos que están dispuestos a recibir órdenes y no tener capacidad para pensar por si mismos.

Los afiliados que somos críticos, creemos en el proyecto, pero no en muchos de los dirigentes que se han apropiado de la organización para alcanzar exclusivamente sus fines personales y, nuestros simpatizantes desean no repetir los errores del pasado. Somos afiliados, profesionales, que no vivimos de la política, que tenemos nuestros trabajos y que nos gusta colaborar para levantar este país que nos duele y más aún cuando comprobamos que los proyectos y los ideales políticos sucumben a las pretensiones egoístas de unas personas que solo piensan en su peculio.

La única manera de parar la corrupción del sistema democrático consiste en luchar contra el sistema clientelar en el que han convertido al partido que mayormente nos representa y para ello dispondremos de todos los recursos y medios que estén a nuestro alcance para erradicar las prácticas torticeras que se emplean sin miramiento.

Hemos contratado los servicios de profesionales de la justicia para emplearnos a fondo en poner negro sobre blanco lo que ha ocurrido en las primarias y estamos dispuestos a llegar hasta el final, lleve el tiempo que lleve. El proyecto no se puede acabar en Ciudadanos, la transparencia y la democracia interna debe legislarse para que todos los partidos dispongan de reglamentos que amparen los derechos de sus afiliados y tengan la potestad de elegir a sus dirigentes, a sus mejores dirigentes. La selección e los políticos a partir de su mérito y talento es el objetivo.

Scroll to top